Iniciativa para la Difusión de la Gestión y Tecnología de la Información en Salud
  PORTADA CONTACTENOS
 


La experiencia argentina en el marco de la Región Latinoamericana
                                                                                         Hugo E. Arce

El desarrollo de programas de Acreditación Hospitalaria en América Latina, ha tenido una evolución tan heterogénea como la Región misma, pese a que ha contado con un instrumento preliminar, impulsado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Al igual que la corriente internacional de Calidad, que se fue extendiendo globalmente al amparo de la diseminación universal de la tecnología informática, en la región latinoamericana, el proceso se configuró, como un fenómeno multifocal antes que como un plan ordenado. Como la Internet, la tendencia al mejoramiento de la calidad en el campo de la salud, se expandió horizontalmente y no, como una iniciativa dirigida de arriba hacia abajo, en el ámbito regional o nacional.

Las influencias que recibió la Región, también fueron diversas. Por una parte, el significativo impulso dado por la OPS, al promover la elaboración de un instrumento de evaluación adecuado a la realidad latinoamericana, a efectos de recomendar la iniciación de Programas de Acreditación en todos los países. Con esta finalidad, se llevaron a cabo reuniones regionales y subregionales, destinadas a lograr consensos entre los países, e intercambiar experiencias. Pero esta iniciativa regional y ordenada, no fue adoptada por todos los países.
La segunda influencia provino de la resonancia internacional de la entidad creadora del método de Acreditación Hospitalaria: la Joint Commission on Accreditation of Healthcare Organizations (JCAHO) de EE.UU. Inicialmente, desarrolló sus actividades en los hospitales de EE.UU. y Canadá (Roberts y col., 1987). Más tarde, Canadá se separó y formó su propia entidad acreditadora: el Canadian Council of Health Services Accreditation (CCHSA). Por su parte, la JCAHO limitó sus evaluaciones al ámbito doméstico, hasta comienzos de la década del 90. Después de un extenso proceso interno de revisión metodológica, denominado "Agenda para el Cambio" (JCAHO, 1989), procuró extender su experiencia y su asesoramiento a otros países y especialmente a la región latinoamericana. Para esta tarea, se creó una entidad subsidiaria, Joint Commission International (JCI). Actualmente, el CCHSA también está desarrollando tareas de asesoría, fuera de las fronteras canadienses.

Otra influencia regional proviene del campo de la industria, a través del Sistema ISO (International Standardization Organization). Dado que se trata de un modelo universal de estándares de calidad de procesos (Normas 9000), orientado tanto a la producción como a los servicios, diversas consultorías en gestión gerencial, han tratado de aplicar ISO a las instituciones de salud (Schyve, 1998).

Por último, no puede dejar de mencionarse la influencia geopolítica de los acuerdos comerciales del continente, el NAFTA (North Atlantic Free Trade Area) en Norte y Centroamérica, y el MerCoSur (Mercado Común del Cono Sur) en Sudamérica. Aunque no están destinados específicamente al Sector Salud, estos acuerdos tienen un impacto significativo, en el desarrollo de las tendencias sectoriales de cada país signatario.

 
Diseño Nacemultimedial